Semana 17: Goyescas – Granados

Una ópera inspirada por la mirada de un hombre: tonos verdes y sonrosados que se convierten en voz humana y la orquesta que murmura. Goyescas: dotar de vida lo que ya tiene vida.

Llevaba tiempo interesado en esta ópera. No solo pertenece a ese selecto club de la llamada ópera española, que no zarzuela (aunque ya sabéis que a mí lo mismo me da que me da lo mismo), lo cual le da un plus. Es que, además, lo poco que conocía de su música era muy atrayente, alegre y vivaz, como los maravillosos cartones de Goya. Después de una maravillosa visita al Prado, entre pinturas negras, parasoles y algún que otro fusilamiento, me he decidido a conocer esta obrita.

Goyescas es una sucesión de cuadros, vida cotidiana de los majos y majas de Madrid, seres enamorados, seres despreocupados. La música es tapiz goyesco: intensa, luminosa, alegre, irregular y hasta (Goya me perdone) superficial. Alterna momentos muy conseguidos, como los vivacísimos coros iniciales (de esos que me ponen a cien con sus melodías sencillas y sus ritmos extremos), con otros momentos de caída de tensión, como en los diálogos de los dos enamorados, donde el amor se queda en la palabra y no atraviesa las fronteras de la música y la luz.

Es una ópera que he disfrutado, pero sin alharacas: una manera muy agradable de pasar el tiempo, que mezcla la excitación con ocasionales ratos de aburrimiento y, cuando ha acabado, no más emoción que esa sencilla alegría de haber descubierto un pequeño botoncito de nácar, un poquito mellado, pero aun así precioso.

Pero, ¿por qué no dejo mejor que sea el gran Goya quien lo explique?

 

el-pelele

Los meandros del Manzanares culebrean y enamoran. Majos y majas. Agitación infantil del juego.

Paquiro canta a la belleza de las mujeres.

Paquiro canta a la belleza de las mujeres.

Goya_Alba1

Entra Pepa, es bella y lo sabe. Solo uno es inmune a sus encanto, el viril Paquiro.

GOYA-El-Quitasol-1777

Aparece la misteriosa y bella Rosario: mujer de alta clase vestida de maja.

Paseo_por_Andalucia

Nada tarda Paquiro en tratar de cortejarla. Pero ella ama al soldado Fernando. Rosario y Fernando.

1024px-La_gallina_ciega_(Goya)

Es el baile de las majas. Los majos miran: son bellas.

El_militar_y_la_señora-2

Llega Fernando con Rosario, la envidiosa Pepa les maldice con la mirada

799px-Riña_de_gatos

Pronto estalla la disputa: Paquiro quiere bailar con Rosario.

La_riña_en_la_Venta_Nueva

La riña debe acabar en sangre. Paquiro y Fernando se encontrarán a medianoche.

La_cita

Espera impaciente de la infortunada Rosario. Se oye el canto de un ruiseñor. Mal presentimiento.

La_marica_en_un_árbol-2

¡Oh ruiseñor!

Cazador_cargando_su_escopeta

Larga es la espera. Fernando visita a la bella minutos antes de la tragedia.

800px-Riña_a_garrotazos

Se oye un grito.

5g

Otro grito. Es Fernando, moribundo. Muere en brazos de Rosario

Mi veredicto

Goyescas, escuchada por primera vez los días 22 y 23 de agosto, con esta grabación.

Te gustará si… sigues a la busca de pequeñas joyitas, irregulares pero apreciables.

No te gustará si… tienes alergia a las españoladas.

Mi puntuación: 6

Y para terminar, os dejo con la obra completa, ¡dadle unos minutos y mezclaos con las majas y los majos!

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=Fv_9iUjKIFY]
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s